Identité

lloo

Me fascinan las ciudades abandonadas

Sugerentes en su fantasma

en su secreto

en su impávida fotografía en blanco y negro.

 

Impertérrita. Impasible. Inconmovible.

 

Como un buen trauma

Como una estación de tren.

La culpa es de Anna Karenina. De Chernóbil. Del Holocausto.

A medida que me voy haciendo mayor encuentro menos culpables.

Tampoco estoy queriendo sugerir que la culpa es mía

Simplemente hace tiempo que me miro-o no-

Y las heridas están

las cicatrices -si son ya-  están,

y quizá esa sea su irremediable verdad

la levedad- hay Kundera- su presencia

no ya como una segunda piel

sino como la tuya propia.

 

Todo naturaleza.

 

Y eso tal vez, sea lo que más preocupa.

Saber hasta qué punto me pertenecen

Sin más respuesta

Que el eco de mis gritos

Entre las calles del centro de cualquier ciudad

Asfixiando cualquier posibilidad de lo absurdo

De lo ordinario que resulta

A veces

Ser uno mismo.

 

Ya lo decía Barthes,

La tragedia es un largo grito ante una tumba mal cerrada.

Un comentario en “Identité

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s